Num.42 | 2018

TIMOR DEI

Demian Schopf

Resumen


El presente texto trata un aspecto muy singular de las obras que lo acompañan.  Estas son citas de los Ángeles y Arcángeles Arcabuceros pintados en la América Virreinal durante el siglo XVIII.  Me concentraré en un solo ámbito de los muchos que cito: los rostros de los ángeles.

Como apreciará el lector, habría podido escribir sobre otras citas.  Habría podido, por ejemplo escribir sobre la sustitución del arcabuz por otros objetos, sobre los fondos escenográficos poblados de bestias embalsamadas o sobre el sentido que tiene que citar una serie de pinturas mediante una serie de fotografías.  Sobre lo primero, confieso que no me atrae mucho escribir, ya que la “transcodificación” que ahí reside, me parece que no amerita mayores explicaciones: prefiero que se el espectador quien le atribuya significativo a una cruz empuñada por el Arcángel Miguel como una espada ensamblada a una horqueta de color rojo (quizás piense en un hibrido ideológico tan “latinoamericano” como la Teología de la Liberación….).

Con los animales ocurre todo lo contrario: las capas de significado que se le pueden atribuir a cada uno, son al menos tan vastas como los consabidos sincretismos andinos entre lo católico, lo quechua y lo aimara.  Además, no son combinaciones de signos arbitrariamente inventadas por un artista.  Asi, por ejemplo, la serpiente puede representar a Lucifer, pero también a Amaru o a Katari.  Cuando un indio cae en la batalla montando una llama, puede representar a un moro cayendo de un dromedario bajo la espada del Apóstol Santiago-que es España fue “Santiago Matamoros”, pero que en América pudo ser “Santiago Mataindios”- a su vez, homologado a Illapa (el “tata Santiago”) aterradora divinidad precolombina asociada al relámpago, al trueno, al granizo y la tormenta.

Respecto a la promiscua relación entre los géneros de la pintura y la fotografía los anales son, creo , a lo menos tan considerables como los de la iconología Virreinal.  Así, he decidido concentrar mis esfuerzos en un aspecto escasamente advertido, tanto en los Arcángeles Arcabuceros originales del siglo XVIII como en la serie de fotografías en las que intenté batírmelas con ellos: sus rostros.

 


Palabras clave


Identidad; cita; rostro; andrógino

Texto completo:

PDF


DOI: http://dx.doi.org/10.32995/rev180.Num-23.(2009).art-249

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2016 Revista 180